CARE Central Ashaninka del Río Ene

INVASORES DESPOJAN Y AMENAZAN DE MUERTE A ASHÁNINKAS DE LA COMUNIDAD MEANTARI

6 de febrero, 2017

MEANTARI LUCHA POR SU TERRITORIO

La comunidad de Meantari no cuenta hasta la actualidad con su reconocimiento. Durante la época de violencia, que especialmente dura en la zona del río Ene, los comuneros de Meantari se vieron obligados a fugar de su comunidad.

Al haber terminado oficialmente el conflicto armado, los Asháninkas repoblaron sus territorios ancestrales. Sin embargo, los comuneros de Meantari nunca se atrevieron regresar a sus territorios, debido a que los remanentes de Sendero Luminoso seguían con actividades en la zona. Hasta el día de hoy, el territorio de Meantari es zona de tránsito para traficantes de droga y madereros ilegales.

Desde algunos años atrás, los comuneros empezaron a reubicarse poco a poco en sus viejos territorios,  iniciado el trámite para su reconocimiento legal como Comunidad Nativa, para lo cual cumple todo los requisitos. Sin embargo, algunos invasores, por medio de la Asociación “Sr. de Luren”, han presentado oposición a su reconocimiento en la Dirección Regional de Agricultura de Junín, señalando falsamente que estarían viviendo en la zona y que sus parcelas de cultivo se encontraran allí.

El equipo técnico de la Central Asháninka del Río Ene ha visitado la zona, en presencia de técnicos de SERFOR. Se pudo evidenciar que no hay ni chacras ni casas de colonos. Lo que si se encontró fueron troncos de madera, preparados para su transporte. SERFOR inició inmediatamente la diligencia de hallazgo de la madrea extraída ilegalmente del territorio de Meantari.

 

AGRESORES INGRESAN A MEANTARI

El día 3 de febrero, un contingente de aproximadamente 60 hombres, fuertemente armados, ingresaron a la comunidad de Meantari. En vez de entrar a la zona desde el río Ene, los agresores llegaron desde la selva ayacuchana, desde el lado de LLochegua, Canaire y Tununtuari. Los agresores no portaron solamente las escopetas retrocargas de los Comités de Autodefensa, sino portaron armamento de guerra.

Al ingresar a la zona, empezaron a apuntar a los asháninkas con las armas, amenazándoles con matarlos. Señalaron que tendrían el derecho de despojar a los Asháninkas de la zona, ya que habrían recibido el permiso para la actividad por parte de la base militar 3 24 de Canaire y de la base militar de Pichari. Los invasores se encontraron a mando del ABRAHAM TAGUADA PALMA, quién sería el principal interesado en recuperar la zona, debido a sus actividades de extracción ilegal de madera. En este sentido, pareció que la principal motivación por la incursión del contingente armado fue la recuperación de la madera hallada por parte de SERFOR, ya que los agresores exigían a los Asháninkas de revelar el paradero de la madera. Aunque hasta el momento se desconocía el autor de la extracción ilegal de la madera, ha quedado claro ahora que el sr. Abraham Taguada Palma sería el autor de la tala ilegal en la zona de Meantani.

Los comuneros de Meantari realizaron desde varias semanas una constante vigilancia a su territorio, debido a las constantes amenazas que los colonos dispararon en las radios locales de Sivia, Lochegua y Pichari. A raíz de la última invasión por parte de los agresores éste 3 de febrero, los comuneros de Meantani se han retirado de la zona por temor por sus vidas y debido a que los agresores aseguraron que matarían a los comuneros si los encontrarían en una próxima visita.

La Central Asháninka del Río Ene hace un Llamado de Urgencia y Solidaridad a la Sociedad Civil y exige al Ministerio Público, la Defensoría del Pueblo, la Policía Nacional del Perú y el Comando Conjunto la intervención inmediata para resguardar la vida de los comuneros de la comunidad de Meantari, asegurar la integridad de su territorio y poner fin a la extracción ilegal de madera.