CARE Central Ashaninka del Río Ene

LA COGESTION COMO ALTERNATIVA: LOS PRIMEROS PASOS PARA CAMBIAR LA CRISIS EN EDUCACIÓN Y SALUD EN LAS CC.NN. ASHANINKAS DEL ENE.

12 de septiembre, 2017

Al segundo año de ejecución del proyecto “PAMENERO MEEKA” (Mejoremos ahora), el gobierno regional de Junín y la Central Ashaninka del Río Ene – CARE, presentan principales indicadores y avances, con el el objetivo de brindar adecuadas condiciones básicas para la atención integral de los niños y adolescentes en situación de alto riesgo de salud en 17 comunidades nativas y 33 anexos de la cuenca del rio ene en los distritos de Mazamari, Río Tambo, Pangoa – Región Junín.

                  

FAMILIAS ASHANINKAS VIVEN SALUDABLEMENTE. A la fecha 51 familias voluntarias han desarrollado talleres sobre estilos de vida orientados al manejo familiar de los residuos sólidos, la construcción de pozos ciegos, la importancia del consumo de proteínas, el uso de agua segura y la ruta del masato (mejorar su composición con ingredientes adecuados, agua hervida, etc.), asimismo preparan en sus domicilios un plato distinto que incorpora productos del huerto familiar y otros que la nutricionista recomienda emplear.

                  

BIOHUERTOS DAN SUS PRIMEROS FRUTOS. Con el apoyo de las comunidades nativas, se han instalado 2 huertos en albergues secundarios (Potsoteni y Quempiri), 51 huertos familiares y 11 huertos escolares en educación inicial. En estos biohuertos se han cosechado pepinos, lechugas, tomates, cebolla china, acelga, zapallo, italiano, etc. Y son utilizados en la preparación de las dietas en familias y albergues. Cabe resaltar que el programa QaliWarma ha puesto su atención en los colegios con biohuerto, calificándolos de experiencias exitosas, ya que cubren los complementos alimenticios que el estado brinda.

                  

ALBERGUES CONTRIBUYEN CON LA EDUCACIÓN BÁSICA REGULAR. Uno de los componentes del proyecto es contribuir a la mejora de la educación, pues según datos oficiales los niveles educativos en EBR apenas están “previo al inicio”, por ello se han instalado albergues que no sólo velan por el bienestar físico sino educativo, ampliando las horas de estudio e invitando profesionales de diversas áreas cada mes, así los y las adolescentes ashaninkas pueden aprender y conocer otros contenidos extra-curriculaes que hacen que su visión y expectativa mejoren. Se han adquirido camarotes, colchones, sabanas, mosquiteros, mesas, sillas un motor generador y motosierra para la obtención de leña. A nivel de personal se cuenta con coordinadores, responsables académicos, cocineras, se cuenta con 3 comidas al día programadas minuciosamente por la nutricionista, se dotan materiales para sesiones de reforzamientos que, a su vez, son coordinadas con los colegios secundarios.

En tal sentido la coordinadora general del proyecto, Steffi Rojas Benavides sostiene: “Existen mayores necesidades del proyecto no consideradas en el expediente, aun así, con este proyecto se busca acercar al pueblo ashaninka a un estilo de vida saludable y digno, buscando el equilibrio entre nutrición y educación”, del mismo modo resalta el trabajo articulado que se realiza el GORJ con la CARE “se ha innovando una nueva forma de gestión (co-gestión), en la coordinación e implementación del proyecto con el objetivo de empoderar a la organización indígena y las familias a que puedan vigilar los resultados de un proyecto de inversión pública”.