CARE Central Ashaninka del Río Ene

¡MEANTARI PIDE AUXILIO!

17 de abril, 2017

Desde inicios del año habíamos informado sobre el fatal destino de la CCNN Meantari. Los miembros de esta comunidad se habían visto obligados a fugarse de su territorio durante la época de la violencia. Mientras que los Asháninkas de la cuenca del Ene recuperaron su territorio e iniciaron su proceso de repoblamiento, los Meantarentsi tenían por delante un proceso mucho más complejo. No han podido regresar inmediatamente a su territorio ancestral, debido a que su territorio sigue hasta el día de hoy zona de tránsito de los remanentes de Sendero Luminoso, narcotraficantes y madereros ilegales.
Los Asháninkas iniciaron su regreso a Meantari durante los últimos años, con la intención de volver a ubicarse en su territorio perdido y refundar la comunidad. A solo unas semanas de haber entrado en la zona, se empezaron a mover los madereros ilegales, temiendo que la creación de la comunidad Meantari pondría fin a sus jugosas ganancias con la madera ilegal. Advertidos, la CARE organizó una visita a la zona junto a la Dirección Regional de Agricultura de Junín y SERFOR, durante la cual se pudo evidenciar que no existen ni viviendas ni cultivos por parte de los colonos, y que el interés en la zona es la extracción de madera (de paso se encontró grandes cantidades de madera cortada ilegalmente y lista para el transporte).
El día 3 de febrero, un contingente de aproximadamente 60 personas fuertemente armados, al mando del sr. ABRAHAM TAGUADA, entraron a la comunidad de Meantari y botaron a las 21 familias, con hijos y madres embarazadas, amenazándoles y advirtiéndoles de que “lamentarían si regresarían a la zona”.
Los Meantarentsi recurrieron a los Comités de Autodefensa de los Asháninkas del río Ene. Los CAD´s organizaron un grupo de ronderos proveniente de todas las comunidades en defensa de la Territorialidad de los Asháninkas del río Ene, poniendo en práctica la solidaridad intercomunal. El día 18 de febrero, los Comités de Autodefensa realizaron la Defensa Posesoria de la comunidad, recuperando el territorio de Meantari. Los invasores ya habían abandonado la zona, aparentemente advertidos de la llegada de los CAD´s. En la zona fueron encontrados trincheras, y chozas de cuatro palos con calamina precariamente clavados sobre los palos. Las viviendas fueron claramente construidas apresuradamente con el objetivo de fingir que los invasores tendrían realmente intenciones de vivir en la zona.
Al haber terminado la recuperación del territorio, los Asháninkas de Meantari no se atrevieron regresar inmediatamente a la zona. Los colonos mandaron amenazas desde el cercano Centro Poblado Valle Esmeralda a los comuneros, y los miembros de la Asociación “Los nuevo Luren” denunciaron a la Junta Directiva y todo el Equipo Técnico de CARE. Su plan era iniciar una campaña de intimidación. El trauma del despojo violento del 6 de febrero todavía se hacía sentir. Los varones de Meantari y la CCNN de San Ene organizaron la vigilancia del territorio, realizando visitas semanalmente.
El día 5 de abril, los vigilantes se dieron con la sorpresa que los invasores habían regresado. Ahora se habían ubicado en dos zonas diferentes, habiendo unos 20 en un lugar y aproximadamente 32 en el otro. Los invasores no han solamente ampliado el radio de invasión, sino que han aumentado en personas, lo que significa que la invasión y despojo de Meantari ha sido estratégicamente planificado. Han vuelto con más personas y con más armas. Queda evidenciado que no se trata de un grupo de campesinos en la búsqueda de tierras, sino de una agrupación criminal que pretende apoderarse de territorio asháninka bajo cualquier precio. Al parecer, los invasores han vuelto a habilitar las trincheras, que los Asháninka habían destruido durante la recuperación del territorio, y están dispuestos a provocar una confrontación armada.
Los Meantarentsi han recorrido a la oficina de CARE con la finalidad de buscar ayuda. CARE inició los trámites correspondientes ante las Autoridades correspondientes, La PCM, Ministerio de Defensa, Ministerio del Interior, Viceministerio de Interculturalidad, Defensoría del Pueblo y la Comisaría de la Policía Nacional de Pangoa, con el objetivo de solicitar auxilio para la Defensa Posesoria Extrajudicial dentro de los 15 días, tal como lo establece la ley. Esperamos que el Estado Peruano no abandona a los Asháninka del río Ene, que lucharon en primera fila contra Sendero Luminoso, y que hasta el día de hoy no encuentran paz. CARE reitera su llamado a toda la Sociedad Civil nacional e internacional a solidarizarse con los Asháninkas de Meantari que siguen son víctimas de las actividades ilegales y violentos de los invasores.