CARE Central Ashaninka del Río Ene

La Necesidad de la Vigilancia en Educación: El caso de Unión Puerto Asháninka

3 de julio, 2017

Durante el año pasado, la CARE implementó en todas las comunidades asháninkas del río Ene el nuevo Sistema de Vigilancia Indígena, que consiste, tal como vinimos explicándolo en diversas publicaciones, en un monitoreo constante de diferentes puntos críticos en nuestras comunidades. Estos puntos críticos habían sido ordenados de acuerdo a los lineamientos de trabajo de la organización CARE; Territorio y Seguridad, Educación, Salud y Economía.

La Vigilancia en Educación es una de las actividades más trascendentales para el desarrollo de las comunidades, pero al mismo tiempo el más complicado de CARE. El equipo de CARE se encuentra en constante estado de alerta, por el hecho de recibir casi semanalmente informes de las autoridades comunales y APAFA´s sobre docentes que no aparecen desde semanas, directores que invierten el dinero de la refacción en cerveza, profesores que venden madera o que usan los alimentos de Qaliwarma para cocinar su propio almuerzo, etc.

A continuación presentamos el caso de la exdirectora del colegio de Unión Puerto Asháninka, Rosario Del Pilar Caballero Quinto;  una historia que evidencia no solo la falta de profesionalismo, sino que muestra la energía criminal de algunos malos docentes que laboran en nuestras comunidades.

El caso de U.P.A.

A inicio del año, la srta. Rosario Del Pilar Caballero Quinto fue contratada como directora en la institución educativa de la comunidad Unión Puerto Asháninka.  Haber pasado el primer mes, el equipo técnico de CARE fue informado por las autoridades de la comunidad que la directora se había ausentada por más de una semana. La directora justificaba su ausencia prolongada por el proceso de matrícula, una formalidad que puede ser realizado en un día. Las autoridades manifestaron además su descontento por el excesivo cobro que la directora había exigido para este proceso administrativo. La señorita Caballero pidió 9 soles por la matrícula de cada alumno, lo que con una población estudiantil de aproximadamente 70 alumnos produce la suma de S./630, un monto absolutamente exagerada. Habría que tomar en cuenta además que Unión Puerto Asháninka es la comunidad más cercana a la ciudad de Satipo, y el pasaje de ida y vuelta no supera los 70 soles.

Como cada año, los directores son responsables del proceso de matrícula, que consiste en la colección de los datos de estudiantes para poder inscribirles luego en el sistema de la UGEL (en este caso UGEL Río Tambo). La inscripción en el sistema de la UGEL es vía Internet, y el docente se ve obligado a desplazarse por ello hacia la ciudad de Satipo. Es por ello que entre director(a) y APAFA´s se acuerdo habitualmente una cuota mínima para la matrícula, con la finalidad de juntar un monto suficiente que cubre el pasaje de Ida y Vuelta del director. Para el nivel secundario en Potsoteni, donde CARE desarrolla actualmente un proyecto educativo, se fijó el monto de 1 sol por matricula. Con una población estudiantil de aproximadamente 80 alumnos, se logra un monto que asegura al director poder realizar el trámite sin costos.

La organización CARE inició inmediatamente una denuncia por abandono de cargo ante la UGEL Río Tambo contra la srta. Caballero. Asimismo, expresábamos nuestra extrañez por el pago excesivo de 9 soles por la matricula. Nuestra sorpresa fue grande cuando nos enterábamos que ningún alumno de UPA había sido matriculado, es decir, no solo cobró la srta. Caballero mucho más de lo necesario, sino que ni siquiera realizó el trámite.

Pero la historia no termina aquí. La Srta. Cabalero fue naturalmente retirada de su puesto como directora y docente en Unión Puerto Asháninka. Al salir de la comunidad con sus pertenencias, la srta. Caballero se llevó consigo la laptop del colegio que los APAFA´s le habían entregado a inicios del año escolar para sus trabajos como directora. Las autoridades llamaron inmediatamente a CARE para reportar el robo. Al ser confrontado por la UGEL Río Tambo con la acusación del robo, la srta. Caballero negó haberse llevado la laptop bajo la increíble defensa de que ni siquiera sabría cómo funciona una computadora. Al dejar claro que CARE y UGEL Río Tambo iniciarían una denuncia penal, la srta. Caballero reconoció haberse llevado la laptop y se comprometió a devolverla el día siguiente…CARE sigue esperando hasta la fecha la devolución de la máquina. La srta. Rosario Del Pilar Caballero Quinto es no habido; nadie conoce su paradero ni su número de celular.

Y si no vigilamos

En diversas oportunidades, directores, docentes, UGEL y asociación de docentes han criticado nuestro nuevo sistema de vigilancia, señalando de que se trataría de una intromisión indebida, una intimidación innecesaria a los maestros. Sin embargo, tal como lo venimos explicando en desde un inicio, no se trata ni de controlar ni intimidar a nadie. La finalidad de la Vigilancia en Educación consiste en realizar un monitoreo sobre el buen funcionamiento de las instituciones educativas en nuestras comunidades. Mientras que los docentes cumplen con su trabajo y no realizan actos indebidos, no hay razón para las autoridades o la organización de entrar en acción.

Sin embargo, tal como muestra el caso de Unión Puerto Asháninka, hay aún muchas razones para mantenernos en alerta, para andar con los ojos bien abiertos y coordinar con las autoridades y APAFA´s. Los buenos docentes en el Ene, y sabemos que hay maestros que realizan su trabajo con mucha dedicación y entusiasmo, no tienen por qué considerar a CARE como una amenaza, sino como un aliado en la lucha para mejorar la Educación en las comunidades asháninkas del río Ene.