CARE Central Ashaninka del Río Ene

Fiscalía especializada anticorrupción de Huancayo pretende archivar caso de docente que confesó haberse apropiado de laptop de I.E. que fue donada para apoyar a alumnos de CN en la cuenca del Ene

4 de octubre, 2017

Rosario del Pilar Caballero Quinto,  asumió el cargo de directora y docente del área de comunicación de la I.E. Alejandro Antenor Gómez, ubicada en la comunidad nativa Puerto Asháninka, anexo de la comunidad nativa Unión Puerto Asháninka. La docente se adjudicó a la plaza en marzo del 2017. Abandonó su cargo en mayo y previamente se ausentó por más de dos semanas, perjudicando la educación de los niños. Al momento de su abandono hurtó una laptop de la IE y solo después de hacerle la denuncia penal decide confesar y devolverla, aduciendo que no se había notado que la laptop estaba entre sus materiales. A pesar de los hechos la fiscalía piensa archivar el caso y no sancionar a esta mala docente.

Antecedentes

Finalizado el año escolar el 2016, el anterior director de la I.E. Alejandro Antenor Gómez, dejó en custodia del Comité de Inventario del colegio, los bienes con los que contaba la institución educativa, a la par presentó el documento correspondiente a la UGEL Río Tambo mediante el informe  N° 01-2016-CI-IE-A.AG. UGEL-RT-DREJ/GREJ.

Entre los bienes registrados por el anterior director de la I.E. figuraba una computadora personal que fue donada por la municipalidad distrital de San Martín de Pangoa, con la intensión de apoyar y mejorar la calidad educativa en dicha comunidad. Dicha computadora fue utilizada para las funciones administrativas de la dirección.

Los hechos

Al asumir su cargo de docente – directora, Rosario del Pilar Caballero Quinto se traslada a la comunidad de Puerto Asháninka. Luego de instalarse en la comunidad y hacerse presente en la I.E., solicita a los padres que se le haga entrega de la laptop que figuraba en el inventariado. Los padres en una primera instancia se negaron ya que el presidente de la APAFA se encontraba ausente; al insistir reiteradas veces el pedido, los padres acceden en entregársela. Para el acto estuvieron presentes el vicepresidente de APAFA, el jefe de la comunidad y padres de familia. Este acto no se registró en ningún documento ya que los involucrados esperaban la llegaba del presidente de APAFA.

Para la quincena de abril la docente sale de la comunidad y retorna luego de dos semanas, es decir para mayo. Pasada dos semanas, 16 de mayo, nuevamente sale de la comunidad y ya no retorna. Por estos hechos los padres de familia, junto con los representantes de la APAFA, con apoyo de la CARE, deciden presentar una denuncia hacia la UGEL Río Tambo por abandono de cargo y, además, por cobros indebidos en la matrícula de los alumnos y alumnas.

Presentada la denuncia, los padres deciden verificar la presencia de todos los materiales que fueron entregados a la docente Rosario del Pilar Caballero Quinto, debido a que esta no dejó ningún documento ni hizo entrega de los bienes que se le fueron entregados; ahí es cuando se dan cuenta de la ausencia de la laptop que fue entregada a comienzos de año bajo presión de la docente.

Consternados con los hechos, el jefe de la comunidad y miembros de la APAFA, deciden contactarse con la docente para que haga devolución de la laptop, sin embargo ella en todo momento negó tenerla. Al ver esta reacción negativa por parte de la docente, las autoridades de la comunidad deciden pedir una reunión (31 de mayo) con los representantes de la UGEL Río Tambo y la docente, para aclarar los hechos.

En esta reunión la docente siguió negando la entrega de la laptop aduciendo no haber ningún documento que avale la entrega y recepción, y la UGEL señaló que no podía hacer ninguna sanción administrativa debido a la falta de documentos. Extraoficialmente la docente aceptó ante dos funcionarios de la UGEL Río Tambo tener la laptop y que la devolvería porque “no quería tener problemas”, se pactó una fecha para la devolución pero no se hizo entrega del mterial.  Debido a esta respuesta es que la comunidad, en apoyo con la CARE, decide realizar la denuncia formal sobre el hurto de la laptop por parte de la docente.

Es solo luego de iniciado el procedimiento legal que la docente Rosario del Pilar Caballero Quinto decide devolver la laptop de la I.E. el día 19 de junio, es decir luego de tenerla en su poder alrededor de dos meses. Al momento de la entrega del material la docente adujo, en una primera instancia que no se había dado cuenta que la laptop se encontraba entre sus pertenencias y que por eso había negado su tenencia. Luego sustentó que quiso devolverla sin embargo se encontraba en un lugar alejado, lo cual le imposibilitaba el traslado a la comunidad nativa de Puerto Asháninka o a la UGEL Río Tambo.

Lo curioso de este último argumento es que luego del abandono de cargo de esta comunidad, dicha docente se encontró trabajando en la UGEL Satipo, la cual solo se encuentra a una hora en auto a la UGEL Río Tambo y aproximadamente la misma distancia a través de movilidad fluvial de la comunidad, lo que quiere decir que en sí no tenía la intención de devolver la laptop donada para el beneficio de la IE.

Ministerio Público: “sólo fue un desliz disciplinario”

La Constitución Política señala que cuando un funcionario público se apropia de materiales que le son dados por custodia deben tener una sanción privativa de la libertad y una multa. Sin embargo al momento del proceso legal el representante del Ministerio Público adujo que “sólo era un desliz disciplinario”, obviándose todos los antecedentes presentados como que, en primera instancia negó la tenencia de la laptop y luego cuando decide devolverla, la docente tuvo en su poder más de dos meses la laptop.

Al no ver una respuesta favorable, la CARE, en coordinación con la comunidad, deciden apelar el caso y presentarlo a la Fiscalía Especializada Anticorrupción de Huancayo.

Archivamiento de caso

La Fiscalía Anticorrupción de Huancayo, luego de analizar el caso, respondió que lo correcto fue que la UGEL de Río Tambo presentara la denuncia, además argumenta que no hay un documento de por medio, debiendo archivar el caso.

Nosotros nos consternamos frente a esta indiferencia por parte de la Fiscalía. Nos piden un documento donde se evidencia la entrega de la laptop. Esta instancia no entiende la realidad de la zona, no entiende que en las comunidades, donde muchas de las personas son iletradas, es difícil sacar un documento, por eso es que los padres de familia querían esperar a que el presidente de APAFA esté presente en la entrega de la laptop, pero ante la insistencia de la docente decidieron dársela, no pensando que ella iba a perjudicarlos. Además no es posible que traten de pasar por alto este acto de corrupción: la docente tuvo por más de dos meses la laptop y no tuvo intención de entregarla, no le importó perjudicar a la IE, a los niños y niñas, ni a la comunidad.

Si al final se decide archivar el caso, solo se seguiría demostrando la indiferencia y exclusión que la población asháninka ha venido teniendo por años de parte del Estado, no es posible que por procedimiento burocráticos no se quiera proceder ante un acto de robo de esta mala docente, no es posible que la estructura estatal no considere la realidad de nuestro pueblo.