CARE Central Ashaninka del Río Ene

CARE apuesta por una nueva forma de gobierno: autónomo, sostenible e intercultural

19 de julio, 2017

El día de ayer se llevó a cabo la primera mesa de trabajo multisectorial para hacer frente al conflicto limítrofe entre Junín y Cuzco.

El conflicto limítrofe que hay entre los departamentos de Junín y Cuzco no es una noticia nueva.  Muchas veces se ha visto las intenciones del departamento de Cuzco de invadir parte del territorio de Junín por la parte alta de la cuenca del Ene.

La última intensión de invasión se viene dando desde el mes de abril, cuando la municipalidad de Concepción intentó crear en el distrito de Pichari la nueva comunidad de Nuevo Progreso – Valle Kimpiri, no habría novedad al respecto de no ser que esta nueva comunidad estaría ubicada dentro del territorio del distrito de Río Tambo perteneciente al departamento de Junín.

Es debido a estas intenciones de invasión que la CARE promovió una reunión con todas las instituciones involucradas para poder llegar a una solución al problema. En esta primera reunión se acordó realizar mesas de trabajo donde se impulse la inversión en la zona. Es así que el día de ayer se llevó a cabo la primera mesa de trabajo multisectorial donde se evaluó la actual situación política y socio económica de la zona en disputa, para esto se contó con la presencia de todos los actores involucrados: Municipalidad Provincial de Satipo, Municipalidad de Río Tambo,  la Región de Junín también se hizo presente a través del área de demarcación territoral, la UGEL Ene Mantaro y funcionarios de la DRE.

El área que se desea invadir cuenta con comunidades nativas asháninkas y centros poblados pertenecientes a la parte alta de la Cuenca del Ene, es por eso que se vio conveniente analizar la actual situación de toda la cuenca del Ene. Al hacer este análisis se identifica una bajísima inversión en la zona, lo cual ha generado que la población de Río Tambo, que se encuentra en la frontera con Pichari, decida acceder a los servicios del departamento de Cuzco.

Es así que para salud se identifica que  el 92% de los niños que viven en las comunidades nativas cuentan con desnutrición crónica, además se evidencia la escasa presencia del Estado ya que no se cuenta con la cantidad necesaria de puestos de salud y profesionales idóneos para poder atender a toda la población de la Cuenca del Ene. La realidad no es muy diferente en el tema educativo, donde e identifica un bajo rendimiento académico por parte de los niños y niñas de la Cuenca, siendo las UGEL de Río Tambo y Ene Mantaro las que sacaron los resultados más bajos en la última Evaluación Censal Estudiantil.

Respecto a la territorialidad, los especialistas señalaron que los límites son claros, sin embargo al no haber una adecuada inversión la misma población opta por acceder a los servicios brindados en Cuzco, dado cabida para que Cuzco siga intentando invadir el territorio de Junín.

Toda esta jornada de trabajo tuvo un resultado unánime: es importante hacer una mejor inversión en las limítrofes y para eso en salud se deben crear puesto satélites los cuales acortarían distancias entre las comunidades facilitando el acceso en salud para la zona. En educación se vio conveniente brindar apoyo logístico a la UGEL Ene Mantaro para que pueda hacer mejores monitoreos a las II.EE., de esta manera también se velaría para una mejora en la calidad de servicio. Y para solucionar el tema de la territorialidad la CARE ha propuesto crear un nuevo distrito que abarque toda la Cuenca del Ene, con la intensión de crear un desarrollo e inversión sostenible en la zona. Es así que la CARE propone el distrito intercultural amazónico Ene, el cual abarcaría todas las comunidades nativas y centros poblados de la margen izquierda y derecha de la Cuenca del Ene, así como la reserva comunal asháninka y el parque nacional Otishi (toda la zona que está dentro de la jurisdicción del departamento de Junín). Este nuevo distrito sería un gran atractivo para preservar las comunidades nativas, promover la economía verde e incentivar la interculturalidad, de esta manera repotenciaríamos los servicios en la Cuenca, generando mayor inversión y creando sistemas que eviten la invasión del departamento de Cuzco.

De esta manera la CARE apuesta por una nueva forma de gobierno, donde se busca la autonomía, la sostenibilidad y la interculturalidad de una de las zonas más olvidadas de la región.