CARE Central Ashaninka del Río Ene

Historia

La CARE fue creada en 1994. En sus inicios formó parte de la Organización de Comunidades Asháninka del Río Ene (OCARE), la cual no contó con el apoyo de las comunidades para su pleno funcionamiento. Durante varios años la organización no logró un posicionamiento efectivo en la zona debido a las limitaciones económicas de la institución, así como al desinterés de anteriores dirigentes que, en muchos casos, fueron vinculados con los colonos, cocaleros y madereros.

Durante los primeros años de trabajo, sus esfuerzos, reclamos y estrategias se centraron en la pacificación, repoblamiento y normalización de la vida en las comunidades tras el devastador tiempo de la violencia social en la Selva Central. Masacre, intensa y prolongada, que costó la vida de miles de Asháninka en el río Ene.

En paralelo a esa estrategia de pacificación y con renovado empeño, desde el 2005, la organización ha centrado sus actividades en las demandas y aspiraciones de los pobladores Asháninka de la cuenca, promoviendo el desarrollo socio económico mediante el manejo y aprovechamiento sostenible de sus recursos naturales, basado en los principios de la justicia, equidad, solidaridad, innovación y respeto a los conocimientos y capacidades de las comunidades nativas asentadas en la cuenca del río Ene.

Las primeras actividades de esta época implicaron un proceso de revisión y reorganización institucional.  Se realizaron reuniones con el apoyo de ARPI SC (Asociación Regional de Pueblos Indígenas de la Selva Central) y la Cooperación Alemana (ex DED) para la elaboración de documentos que formalicen y regularicen las funciones de la Junta Directiva y de la organización, además de brindar capacitación a sus nuevos miembros. Para la regularización de estos documentos fue necesaria la constitución de una Asamblea General (2008) en las que los miembros de la junta directiva tomaron la determinación de renunciar, haciendo un llamado a las comunidades afiliadas a CARE para la realización de elecciones que permitieran la fundación de nuevos estatutos, además de la validación y aprobación de los principios  de la consulta  sobre el buen vivir Asháninka: Kametsa Asaike, realizada a lo largo del 2008.

Con principios desarrollados y teniendo un horizonte de trabajo definido, la organización inicia la ejecución de una serie de proyectos que han permitido avances significativos en términos de gobernanza, incidencia política y mejora de la calidad de vida de las familias Asháninka del Ene. A esto hay que añadirle el gran trabajo realizado por la Junta Directiva de CARE, que permitió salvaguardar los derechos de su población ante la inminente inundación de sus territorios por los extintos proyectos hidroeléctricos de la empresa Odebrecht: Pakitzapango y Tambo 40.

Sin embargo todavía nos falta un largo camino por recorrer. Temas como la desnutrición crónica, la educación, la finalización de la titulación de comunidades y ampliaciones entre otras, son parte de la agenda pendiente y urgente que la CARE necesita cumplir.

historia

2